miércoles, septiembre 07, 2005

el Capitulo Final......

El momento de la despedida de un lugar tranquilo y lleno de paz.

Aislado de las locuras del mundo exterior hemos aprendido valorar los regalos que se nos ha concedido.
Todo esta cambiando aquí en Merrowvista, los colores de las hojas caminan hacia su destino al igual que yo, camino hacia mi casa, hacia mi familia.
No puedo decir que ha sido un verano, un tiempo perdido, no completamente, pero si ha sido un tiempo de crecimiento espiritual, moral e interior. Podemos decir que agradecemos lo que tenemos porque hay personas que aún no tienen nada. Así como aquellos que fueron victimas de un terrible acontecimiento de la madre naturaleza en en los estados de New Orleans y Mississippi.

Me siento afortunado de poder tomar una decisión y escoger mi destino libremente sin sentirme en la obligación de deberle a otro nada. Nunca he vivido mi vida conforme a la corriente, siempre me he manejo en el margen de la sociedad y he hecho lo que siempre he decidido hacer. Porque entonces, digo yo, cambiar una manera de ser para simplemente complacer. Yo no hago eso. Pues, me despido de este lugar con buenas memorias, una experiencia única y orgulloso de tener una familia como la que me espera en Santo Domingo.

Han pasado casi seis meses y finalmente se acerca el momento de reunirme con mis hijos y mi esposa a pesar de que hay indiferencia en que yo regrese al país que me voy nacer, yo les digo, que mi destino es cumplir con mi familia y estar junto a ellos en el lugar que nos corresponde vivir.

No niego que los EE.UU. es un país rico, provechoso con oportunidades para quien este en la disposición de hacerlo, yo contrario a la corriente de mi país escojo regresar, porque aún con todos los problemas, dificultades, corrupción, apagones y un sin numero de otras cosas no somos los únicos viviendo y pasando por tiempos difíciles. Y si lo fuera, sabes que, soy testigo de que la vida es mejor, hay una cultura la cual no existe en los EE.UU. No hay un sentido de familia, de convivencia. Es una cultura de consumo. Se vive para trabajar y gastar además, dentro ese circulo se olvida de algo primordial del ser humano, la vida misma.

Mi despedida de esta naturaleza no es sin tristeza, pero bien sé recargar los ánimos por volver a estar junto a mi hijo Cesar Alejandro y mi hija, Jessica Maria, sin olvidar la razón por la cual esos niños están aquí mi esposa Fiorinely.

Los quiero muchísimo. .
Adiós, Camp Merrowvista y adiós Karen Sulewski que sin ella no creo poder haber resistido la separación o la soledad de este lugar tan de Dios
visit Spanish Blogger Online
Powered by Blogger

Terror Alert Level Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com Hacer Ping Page copy protected against web site content infringement by Copyscape Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.5 License.