viernes, junio 17, 2005

En el Silencio bajo las Tinieblas: Himno a la nueva Cabaña

Que lenguaje podemos utilizar para describir la calma sin definir o seleccionar una palabra cargada que eliminaria la belleza del silencio producido por la cobija del tiempo aqui en el noreste de los EE.UU. Es como una construcci[on prohibida de Dios. Un momento en tiempo/espacio donde el nos pide que reflexionemos sobre las verdades de la vida y de nuestras obligaciones. Es tiempo de contemplar la realidad de quienes somos y en medio de un bosque americano podemos notar la maravilla que es esto, la vida. Nos detenemos para ver donde nos encontramos con relación a los demas seres, al trabajo y al dinero. Pero nos olvidamos de la preciosidad de la vida. No tomamos el tiempo para agradecer ni apreciar lo que hay en el mundo que no sea un nintendo, un Xbox, un paseo al Mall o una visita por obligación por cumplir con obligaciones de convivencias comprometedoras, cuales nunca queremos cumplir porque nos cuesta desplarzarnos a la rutina de otros y ser hipocritas, seamos honestos quien quiere salir de su ogar a pasar un tiempo con un conocido cuando puede estar en su casita descansando. La mayoria son asi, claro hay una parte de la población que se encuentran en la obligación social de estar en todo y a la vez no estan en nada en lo obsoluto! Pretendiendo y actuando en un esenario falso. En un silencio sin sonido, en un enigma dentro la neblina del olvido.
Reducimos a la nada lo que vale la pena para construir un abismo solitario, separatista y exclusivo pero sin substancia alguna. Una residencia en las nubes que no tiene un San Pedro para soportar el peso de su drama. Una actuación al vacio donde nadie te conoce ni sabes que existe. Como aquella enigma del arbol que se desplaza en el bosque y nadie lo escucha. Asi somos nosotros, vivimos en la neblina de la falsedad, acobijado hasta los dientes por un papel literario de un lenguaje propio y genesis personal sin fundamento.
Aqui en el silencio de la vida debemos ser hermanos a todos y nacer cada día para ser ejemplos de lo que podemos llegar a ser. A través del silencio podemos reflexionar y contar con el apoyo del unico quien no nos pide cuente, porque lo sabe todo. Simplemente tenemos nosotros que buscar y darnos cuenta de que dentro de las tinieblas podemos encontrar la salida de nuestras amarguras. Por la tinieblas y el silencio nos damos cuenta de inmediato de que hay un poder poderoso y misericordioso para con nosotros que nos cuida y nos dirige por el camino de la verdad. Misteriosamente necesitamos el silencio y lugares oscuros para contemplar el misterio de la vida y poder transferir esa experiencias a los demas para que tambien se den cuenta que en el silencio, aún breve, podemos reflexionar y descansar para tomar en cuenta lo que es la vida y respirar.
En el silencio de nuestro nacer en medio de las neblinas que nos acobijan regocijamos por la inspiración de saber que no estamos solos, que Dios esta con nosotros y el viento nos llama para decirnos que aqui estoy, contigo mi hermano. No te preocupes porque te acompañare siempre en tu camino hacia la verdad.
Entre el caf+e de la mañana para despertar y el silencio del amanecer rompemos con el mundo para entrar en un caminar precioso con nuestra realidad. La sensación de sentir la vida por tu cuerpo es como escuchar una sonata de Mozart o Bach, una harmonia espectacular, una experiancia que es regalo del todo poderoso para que nos demos cuenta de Él y que Él existe verdaderamente en cada ser viviente.
El monastico Thomas Merton dijo una vez, "La verdad que muchas personas no entienden, hasta que sea muy tarde, es que más uno trata de esquivar el sufrimiento más sufriras porque cosas ma´s pequeñas e insignificante empienzan a torturarte en proporción a tú miedo de ser herido." La verdad es que no nos conocemos porque estamos envolucrado todos en nuestras vidas y en el deseo humano de imponer nuestra voluntad en el mundo y a cada ser viviente con el cual hacemos contacto. Hemos perdido nuestra humanidad por ser una especie de consumidores. No sabemos servir al otro porque queremos que nos sirvan a nosotros. Y aqui en el silencio bajo las tinieblas podemos darnos cuenta de que no es asi. Nos damos cuenta de la preciosidad de lo que es la naturaleza y la vida en si. Y no es un escenario falso o una mentira construida para entretener al publico conciente, la paz que uno llega a conocer se traduce en respetar la vida y querer disfrutar de ella y de darle gracias aquel quien nos doy la oportunidad de estar aqui y compartir de su jardín botanico.
Es eatar en una meditación cara a cara con el quien nos creo aquel día del amanecer de la creación. Morimos para vivir y nos escondemos en la totalidad de nuestro ser para renacer en el silencio de la verdad contemplando encontrarnos con la misericordia de un hombre nuevo.
Es dificil escuchar la verdadera voz de la vida si no nos escapamos y entramos en medio del silencio para disfrutar de un momento especial y poder orar pasivamente sin sobre abundar en pensamientos desplazados dentro de aquel espacio nebuloso que llamamos la mente humana. Solo demandar de un tiempo personal y bajo las tinieblas y la gracia del Señor todo poderoso y poder tener la oportunidad de escuchar su voz, sus preciosas palabras hacia nosotros.
Es un encuentro dificil tratar de encontrarse con el silencio en esta vida sin que nos encontremos con la interferencia de otras palabras que causan confusion y sirven solo como distracción al momento de entrar en la contemplación personal. Es el descubrimiento de nuestro interior desplazarnos en el silencio pero sin interupciones secundarias de palabras que nos crea más ruido y desturbio. Es decir que debemos despertar al silencio de la palabra para poder escuchar lo que la palabra nos queire decir a mi y a ti en el momento que entramos en el silencio verdadero con Él quien nos llama a ser como lo fue su único hijo. Y el silencio debajo las tinieblas es para que nos demos cuenta que estamos en la obligación de escuchar y comprender lo que la palabra nos quiere decir, por eso cuando nos levantamos en medio de un bosque buscamos entrar verdaderamente en el momento y fundamentalmente entrar en la contemplación. Y estar presente en el silencio, verdaderamente y no solo mecánicamente como obligación de hacer algo, sino entrar en la realidad de experimentar un silencio con el Padre y contigo mismo. De modo que podemos regresar a los origenes de nuestro existir y participar en la creatividad de conocer quienes somos. Es un regresar a casa, reconocer el amor a la vida y el amor al projimo para que tambien podamos entrar voluntariamente en la convivencia de la comunudad espiritual para estar en union con Dios y el projimo. Aún es un despertar a la hermandad de compartir el regalo del silencio y entender la comparasion entre las palabras y la substancia del silencio puro en nosotros.
En el silencio bajo las tinieblas, la neblina que nos acobija como una madre protegiendo a su más preciosa creación nos damos cuenta que Dios nos esta hablando y es nuestra sensibilidad de entrar en esa dimension y entender lo que el nos quiere decir. Porque Dios todavia nos esta hablando a todos hoy en día y muchos no reconocen lo precioso que es sentarse y conversar con el Padre, han perdido su fe por estar viviendo en el mundo y no poder aceptar ni al menos entender el silencio que lo llevara a sentir la paz que Dios puede darle a cada uno de nosotros. Es una forma de humillarnos frente al Padre sin ser sinicos o hipocritas en medio de una eucharistia!
Se ha considerado agregar a la lista de la moral la bulla, el ruido los sonidos irritantes, modificando aquella lista del Antiguo Testamento. Y nos referimos a la bulla, a los disturbios internos del alma. Es una atitude o disposición que nos lleva a cada uno entrar en el pecado. El escritor Eric Scheske nos amplia sobre este disturbio interno, uno es llenar la mente y el corazon con imaginaciones y pensamientos preocupantes, perderse en los pensamintos; conversaciones internas sin importancia, la invasion involuntaria de pensamientos tontos sobre el cual no tenemos control; soñar, tener pensamientos agresivos, violentos y sexuales y finalmente la evidencia externa donde los demas se dan cuenta de que estas distraido en tus pensamiento, en tu bulla interna donde desea que todos se den cuenta de ti a través de los resultante disturbios que experimentamos como el volumen de la música, la television o cualquier cosa hecha que afecta directamente al projimo y rompiendo el silencio de su conversacion con Dios. Osea, es decir entrar plenamente en el orgullo, porque vamos a ser sincero, no hay lugar hoy en día donde no existe el silencio. No hay limites sobre la presencia del ruido externo en el mundo, sea donde sea que uno este, escucharan la modernidad de todo aquello que produce mecánicamente un ruido que interfiere con el silencio y la contemplación diario del ser humano.
"Elias, que haces aqui?", dijo el soplo de una briza ligera (Dios hablando).
El ruido extingue lo voz del silencio de nuestros corazones, es decir la voz de Dios. El resultado siendo que no podemos oir la palabra de Dios por los disturbios causado por los ruidos del mundo y la preocupación con uno mismo lo cual nos lleva aclara un punto clave. Derrotar al ruido y la disposición de silenciar la voz de Dios con el silencio, no es decir la ausencia del ruido sino la restauracion de una cultura cristiana efectiva que nos invita apreciar el silencia bajo las tinieblas de la cobija de una neblina espectacular con el susurro de una briza dulce sobre nuestras almas.
Es un momento existencial, estar en el silencio. Es ahora temporada donde todos quieren ir al campo. Pero ese deseo, esa cultura rompe el silencia del bosque accionando un ruido inesperado que causa a los animales del bosque esconderse o peor aún actual de manera agresivo por la invasión del ruido que irrespeta la tranquilidad del campo. Se acerca el día cuando tomaran la carretera todos los seres vivientes para popular los afueras de las ciudades, abandonando las capitales de consumo para invadir el silencio de un ultimo espacio solitario sobre la faz de la tierra, sin decir las constante visitas de los aviones modernos a 55,000 pies de altura.
34 No es que yo busque testimonio de un hombre, sino que digo esto para que os salvéis.
35 El era la lámpara que arde y alumbra y vosotros quisisteis recrearos una hora con su luz.
36 Pero yo tengo un testimonio mayor que el de Juan; porque las obras que el Padre me ha encomendado llevar a cabo, las mismas obras que realizo, dan testimonio de mí, de que el Padre me ha enviado.
37 Y el Padre, que me ha enviado, es el que ha dado testimonio de mí. Vosotros no habéis oído nunca su voz, ni habéis visto nunca su rostro,
38 ni habita su palabra en vosotros, porque no creéis al que El ha enviado.
39 «Vosotros investigáis las escrituras, ya que creéis tener en ellas vida eterna; ellas son las que dan testimonio de mí;
40 y vosotros no queréis venir a mí para tener vida.
41 La gloria no la recibo de los hombres.
42 Pero yo os conozco: no tenéis en vosotros el amor de Dios. 43 Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viene en su propio nombre, a ése le recibiréis.
44 ¿Cómo podéis creer vosotros, que aceptáis gloria unos de otros, y no buscáis la gloria que viene del único Dios?
-Jn 5, 34-44
-Julio César Peláez
visit Spanish Blogger Online
Powered by Blogger

Terror Alert Level Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com Hacer Ping Page copy protected against web site content infringement by Copyscape Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.5 License.